Conversación en línea con Jaime Conde-Salazar

 

Hola Jaime, aquí Natalia Balseiro. Te escribo porque me gustaría hacerte una entrevista en línea, a través de un documento compartido, ambos estamos aquí, sin vernos ni escucharnos pero podemos leernos e imaginarnos. No sé dónde estás físicamente yo estoy en el pueblo, aquí casi llueve pero me han dicho que a partir del lunes tendremos…por fin… verano. Vamos al grano… sabes que en mov-s 2014 hemos estado trabajando sobre las tecnologías del encuentro, hemos puesto en juego algunas metodologías de trabajo que nos permitieron llegar a otros lugares de conocimiento y práctica.

A propósito de esto Cristina Alonso me ha propuesto que observe la tecnología del encuentro de IPAM, tanto del proceso de configuración y creación como su funcionamiento y resultado. Es por eso que quiero entrevistarte justo unos tres días antes de que empiece.

Para mi eres como la Santísima Trinidad, eres tres en uno y te propongo situarte desde diferentes perspectivas a la hora de responder a las preguntas. Yo te veo como artista, mediador  acompañante (buena palabra, me la quedo)  y crítico. Ahí va la primera…

1- Jaime…¿Cómo mediador para ti qué es IPAM? Imagina que se lo has de contar a mi madre para responder.

No sé si me veo mucho como mediador. Creo que me gusta más pensarme como acompañante, como alguien que asiste al suceder de algunos fenómenos (principalmente artísticos). Desde ese punto de vista me he acostumbrado a ver las cosas siempre al menos desde dos puntos de vista: cómo se enuncian y cómo se realizan como acción. Por una parte la  IPAM se enuncia cómo una plataforma para la difusión bla, bla, bla… Por otra parte, creo que la IPAM es sobre todo un pequeño intento (pero muy valiente) de comenzar a cambiar las cosas. Tengo la sensación de que a lo largo de los años se ha formado una costra dura que, a día de hoy, está bloqueando todos los procesos que correspondería asumir y activar. Creo que es algo generacional. Ahora toca romper esa costra y comenzar a moverse. El problema es que no sabemos que hay debajo: podemos hacer una grieta pero seguramente tardaremos mucho, mucho, mucho en llegar al fondo de la cuestión para superar esta esclerosis social impuesta en la que pretenden hacernos vivir. La IPAM ha roto esa costra y ahora se está enfrentando a las fieras y puses que emanan. Pero es un muy buen comienzo porque se están haciendo visibles muchas realidades que hasta entonces permanecían invisibles en la “normalidad” oficial, se están haciendo evidentes problemas y bloqueos que habíamos asumido hasta ahora pero que hoy ya no deberíamos aceptarlos. Y todo esto, dentro de la institución que parece no darse cuenta de nada….!!!! jajajajaja Últimamente ando pensando en que, antes yo medía mucho mis palabras, quizás por miedo a la reacción de la Autoridad. Ahora estoy convencido de que la Autoridad es SORDA y le puedes decir lo que quieras, que no se entera!!! jajajaj Y esto es una liberación. ¿a que te refieres con autoridad? Me refiero a  esa figura que supuestamente está por encima de las personas representando e imponiendo un orden. La Autoridad no tiene un solo cuerpo: se encarna en distintas personas que deciden ofrecer sus carnes para esa función de control. Es el Estado…

Me ha sonado fuerte la palabra, quizá nunca había mirado a la administración desde ese lugar pero quizá si pensamos en ella como autoridad es que tenemos que resolver la urgencia del miedo para poder ser y estar en el mundo como creemos que hemos de hacerlo.

ABSOLUTAMENTE la clave es el miedo!!! La Autoridad existe porque hay personas que prestan su cuerpo para que esté presente en nuestras vidas. Esas personas reciben a cambio un sueldo todos los meses, unas pagas extraordinarias y la promesa de una vejez acomodada. Y el miedo se apoya precisamente en esos tres pilares…tan pobretones (on the other hand) Echa la vista atrás y piensa en aquellas personas con las que has tenido que trabajar que han intentado bloquear o boicotear proyectos transformadores…¿a que todos tenían un sueldo todos los meses?

Sí, claro que sí. ¿Piensas entonces que desde IPAM se ha puesto un grano para salir de la zona de confort para abrir otras formas de entender las micropolíticas del arte?

Dejémoslo en que IPAM ha dado un paso importante para salir del dominio del miedo. Y eso en este santo país es un hecho muy relevante. Pero ojo!!!! No es que IPAM como proyecto haya hecho eso: son las personas que han trabajado en él  desde dentro las que de forma muy astuta están creando un movimiento subversivo que puede llegar a transformar la naturaleza del propio IPAM. IPAM como proyecto es absurdo a día de hoy: una inversión potente para traer a programadores a que compren obras….NO SE ME OCURRE NADA PEOR!!

Es una idea propia del nivel costra, es decir, del nivel bloqueo generacional incapaz de ver más allá de su propia jubilación. Lo que pasa es que las personas que trabajan dentro del IPAM son muy listas, generosas y valientes y saben de la naturaleza chunga de la plataforma. Y se ha atrevido a poner en marcha estrategias y mecanismos para que la cosa se transforme. Y además también se han hecho el curro de proteger el proceso cavando zanjas anti-introminsión autoritaria. Ahí está la diferencia!! Y este modo de actuar, esta vocación vírica tiene mucho futuro!!! jajaj

Por lo que relatas me da la sensación de que hay que estar permanentemente operando en dos capas, con dos lenguajes diferentes: el real y una pseudoficción que hemos de crear para poder llegar a los recursos y los espacios que permitan trabajar desde otro lugar. Me refiero a cuando queremos operar desde dentro de la Institución, parece que hemos de estar haciendo un ejercicio de traducción permanente, un juego de magia, de visibilizar y ocultar partes de los procesos para poder desarrollar desde otras lógicas.

Creo que ese tiempo se acabó. A mi me vale la fecha del 15M para marcar ese fin. La Institución ya no existe como algo distinto de lo que hacemos. La Institución ya no es “la otra parte”. La Institución es nuestra, somos nosotros y por tanto será lo que nosotros deseemos.

Está teniendo lugar un cambio de régimen. Un proceso constituyente que está transformando nuestra manera de pensarnos y nuestra consciencia de lo que podemos y queremos hacer. Eso es imparable. No hay negociación posible con ninguna entidad que no esté dispuesta a asumir que estamos todos en las mismas y que no hay instancias superiores a ningún ser humano. Lo que llamábamos “la Institución” o “la administración” antes del 15M , está muerta y si sigue existiendo es porque todavía hay personas decididas a mantener ese cadáver viviente. Antes pensábamos que era posible cambiar “la costra”. Ahora sabemos que nuestra labor tiene que estar en construir un nuevo orden y que todo intento de negociación con “la costra” es una manera de dejar que se nos vayan las fuerzas, de derrochar el poder que tenemos en cosas sin sentido. De verdad alguien piensa a día de hoy que Ana Botella puede llegar a entender algo??!!! jajajajja.

Estoy de acuerdo, aunque creo que todavía existen esas personas que perpetúan el modelo, todavía hay cuerpos al servicio de la Autoridad. En relación a lo que acabas de plantear ¿crees que puedes pensar y escribir sobre cómo trasladas esta idea que formulas a lo que ha sucedido durante el proceso de creación del IPAM?

En cuanto a esos dos modos de acercarse a la realidad… yo estoy intentando manejarme con un esquema muy simple y muy evangélico jajajjajaja Verás, por una parte está el discurso, las palabras y el lenguaje. Y por otro está el nivel de los hechos: “Por sus obras los conoceréis” (Mt 7, 15-20) Dicho en simple: me puedes vender todas las motos que quieras, me puedes hablar de progreso y de crisis y de afectos expandidos y de lo que se te ocurra…si no tienen una relación directa con los hechos, con los comportamientos, con las acciones, no me vale de nada, no me los creo. Lo oficial vive solo en el discurso, en el lenguaje. Pero hace tiempo que sabemos que las palabras o son acciones….o se las lleva el viento!! Entonces, la IPAM….si, más allá de su definición oficial, más allá de las palabras, pensamos la IPAM como la serie de acciones, de hechos que han sucedido bajo ese nombre, entonces podremos entender en qué sentidos es algo más que aquello que lo oficial alcanza a decir.

Durante meses un grupo de personas ha trabajado juntos para hacer algo que abordara la relación entre programadores y artistas sin respetar las fórmulas y métodos conocidos, establecidos y autorizados por lo oficial. Eso es lo que han hecho: se han enfrentado a lo desconocido, han asumido que no les gustaba el modelo oficial y, asumiendo que no saben cómo se hace de otra manera, se han puesto a investigar y a buscar maneras de crear una realidad que no existía. A día de hoy, esa acción decidida (y vírica) ha demostrado que, por lo menos, se puede prescindir de lo sabido y ponerse a buscar maneras de hacer otras cosas. Eso ya de por sí, tiene el poder de cambiar la realidad. Y yo creo que eso es muy valioso. No digo que no quede trabajo por hacer…mucho!! Esto es solo el comienzo….pero ya no hay vuelta atrás!!! jajajajaj

Si piensas desde tu lugar como artista ¿qué esperarías de algo así? ¿ cual piensas que es la esencia de todo esto, el fondo?

Pienso que no me sirve ya de mucho la idea de esencia como algo estable, fijo, independiente de los movimientos del mundo y necesaria en sí misma. La esencia de las cosas está en lo que hacen, es decir, en su continua transformación, en su estar en contínuo tránsito. En ese sentido…te confieso que se me hace raro lo de “artista” porque no me encuentro yo en nada concreto. Supongo que soy las cosas que hago mientras las estoy haciendo pero solo en ese momento. Ahora soy….un deslenguado inconsciente escribiendo barbaridades en el ciberespacio…jajjajajaj pero nada más que eso!!!!

Entrar y salir de los sitios y dejar que la cosa se vaya haciendo. Cada vez tiene más sentido para mí eso que dice Agustín García Calvo de “dejar que hable lo otro, lo que no es uno”, eso del “arte de dejarse hablar” Hay algo que corresponde hacer en cada lugar, en cada momento, y eso es lo que somos. Pero ese peso de lo esencial inmóvil cada vez me resulta más raro, más ajeno

Quizá lo esencial no es inmóvil, sino móvil o continuo…¿o piensas que la palabra esencia contiene la inmovilidad en sí misma?

Nooooooo! Supongo que tendríamos que tener todos claro que aceptamos que “esencia” se refiere a la cualidad efímera y móvil del ser. Pero creo que estamos lejos de aceptar eso como definición. Muchos siglos de filosofía a nuestras espaldas como para aceptar así de golpe y porrazo que el ser….es un timo!!! jajajajajajaj Las palabras molan en sí como fenómeno y, a pesar de los diccionarios, no paran de moverse y cambiar. Así que todo es cuestión de cómo las utilicemos y la acción que generen. En sí mismas yo creo que las palabras no pueden ser una equivocación, puede ser una equivocación el uso que hagamos de ellas, eso sí.

¿Desde ese lugar en el que te sitúas tienes alguna expectativa sobre IPAM?

No. Mi abuela decía “Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes” jajajajajjaja Lo que tenga que ser será y de eso aprenderemos. Lo que sí tengo claro es que no sabremos lo que es o el valor que tiene hasta que no tenga lugar el encuentro de las personas. El encuentro real de personas en un tiempo en un lugar es el final del proceso. Y como realización, como prueba de que se puede hacer algo, ya me parece valioso. Piensa en lo que va a ser esa concentración de talentos… Todas esas consciencias, esos cuerpos que se han puesto de acuerdo en hacer algo juntos. Ese “algo” puede ser más o menos interesante.

Pero lo que me importa es la concentración de seres que va a tener lugar. Pase lo que pase, ya es, cuando menos excitante. Así que no hacen falta expectativas…Sólamente tenemos que preocuparnos de entender que lo que suceda (sea lo que sea) es una lección, es una oportunidad de aprender y conocer. Y eso ya es mucho!!!

Muchas gracias Jaime, me gusta irme al IPAM sin expectativas, pensando que somos lo hacemos en cada momento y que todos somos la institución. Me ha gustado mucho esta conversación en línea contigo, es muy sugerente verte mientras escribes y borras…y a veces intuir lo que vas a poner…y equivocarme…o no. Te abrazo, nos vemos en Barcelona.

En esos momentos en los que sabes lo que voy a escribir…estamos generando una consciencia no individual. No es un accidente es una expansión de nuestras capacidades, querida. Consciencias porosas que se cruzan y contaminan!!! Y estos inventos modernos nos ayudan a explorar esas otras posibilidades móviles del ser. Moooooolaaaaaaa!!!! Yo estoy encantado de jugar contigo y de compartir pensamientos. Muy rico sí señora!!

No nos vemos en Barna, querida, yo estaré en la distancia. El lunes empieza el mega encuentro del proyecto europeo en el que estoy currando con la CarlosIII!!! Ya estoy en Madrid poniendo lavadoras como una loca!! jajajaj

Jajaja me tienes que contar ese proyecto. Yo de mayor quiero usar como tu el lenguaje.

Yo no uso el lenguaje….el lenguaje me usa a mi!!!! JJAJAJAJAJAJAJ
Agustín García Calvo: “dejarse hablar”
Ada Salas: “el yo que vive se enfrenta descarnadamente al yo que escribe”
Arthur Rimbaud: “je suis un autre”

Toma ya!! jajajajaj Escribir es dejar de ser, no tener nada que decir…me temo!!! jajajajaj
Ays! que todo esto suena como muy tremendo escrito así en la pantalla pero que sepas que en estos momentos, mientras escribo me estoy meando de la risaaaaaaaa

Natalia Balseiro

Els comentaris estan tancats.