El Conde de Torrefiel

Empezamos a maquinar un nuevo proyecto que tiene de título provisional Guerrilla. En un primer momento, se centra en la escritura de un texto que vertebre la acción. Pensamos en una pieza en tres actos. Cada acto independiente de los otros en términos de forma, pero manteniendo un vincúlo temático entre ellos. Partimos de la idea que, según Foucault, desde sus principios, la sexualidad del ser humano ha sido regulada por la autoridad, ya que pronto se entendió el potencial subversivo intrínsecamente añadido que el sexo desprendía. Cada una de las tres actos se desarrollará en tres situaciones diferentes: la primera parte transcurre en un parque de atracciones, la segunda parte es una conferencia y la tercera tendrá lugar en un cuarto oscuro. Los personajes reflexionan impasible sobre el mundo que les rodea, lo que les está sucediendo, y cómo tienen que abandonarse a llevar una doble vida dentro de sus cabezas: la vida real y la vida deseada.

Pablo Gisbert (Ontinyent, España, 1982) y Tanya Beyeler (Lugano, Suiza, 1980) dirigen el proyecto teatral El Conde de Torrefiel desde el 2010 y trabajan regularmente en el equipo artístico de la compañia de danza La Veronal, (Pablo Gisbert como dramaturgo y Tanya Beyeler como asistente de dirección e intérprete). El Conde de Torrefiel es una compañía afincada en Barcelona con un peculiar lenguaje escénico dado por una estética visual y textual en la que cohabitan la coreografía, la literatura y las artes plásticas. Las propuestas se activas por una temporalidad inmanente, un análisis sincrónico de los acontecimientos actuales, un cuestionamiento en cuanto ser aquí y ahora, de las hipótesis inmediatas que nos impone nuestro tiempo. Así, El Conde de Torrefiel trata de entender las conexiones existente entre la racionalidad y los significados dados por el lenguaje, l’abstracción de conceptos, y lo imaginario, lo simbólico proporcionado por la Imagen. Sus obras más recientes, se centran exclusivamente en el siglo XXI y plantean, por medio de esa oscilación entre el efecto de lo real y el efecto real, la relación que se instaura entre lo íntimo y lo político, y para ser más exactos, entre las nuevas formas de totalitarismo, la alienación intelectual y la noción de responsabilidad y de libertad individual.

El recorrido profesional de El Conde de Torrefiel empieza en 2010 con la presentación de su primera pieza larga La historia del rey vencido por el aburrimiento. Le sigue Observen cómo el cansancio derrota al pensamiento en 2011, Escenas para una conversación después del visionado de una película de Michael Haneke en 2012 y su última propuesta escénica La chica de la agencia de viajes nos dijo que había una piscina el apartamento, en 2013. Los dos últimos trabajos han proporcionado a la compañía un reconocimiento de público y crítica y han podido verse en reconocidas salas y festivales de España como el Mercat de les Flors de Barcelona, el Festival de Otoño a Primvaera de Madrid o el Festival Temporada Alta de Girona, entre otros. Gracias a ello, actualmente El Conde de Torrefiel ha comenzado a dar pasos más allá de sus fronteras. EL 2014 prevé una gira internacional por Francia, Brasil, Italia, México, Paraguay, Venezuela, Ecuador y Chile.

http://www.elcondedetorrefiel.com/

Captura de pantalla 2015-01-22 a la(s) 19.52.48

Deixa un comentari