El cos respira 2015

El Cos Respira es un proyecto que nace en 2015, una experiencia enriquecedora que ha visto un grupo de 23 mujeres de todas las edades trabajar durante 4 meses con la creadora Mercedes Boronat realizando un taller en el espacio del Graner y una performance final: Inner Landscape.

Captura de pantalla 2016-01-26 a la(s) 18.37.50

Técnicas de danza, respiración y practicas de movimiento para tener energía, librarse de las emociones toxicas y aprender a expresarse con el cuerpo en acción un espacio agradable.

MERCEDES BORONAT (Barcelona, 1962)

Tras finalizar sus estudios de danza en el Institut del Teatre de Barcelona, en 1986 inicia un periodo de 4 años de formación en Nueva York en la Martha Graham School, la José Limón Dance Company y en el Merce Cunningham Studio, gracias a una Beca de Estudios otorgada por la Generalitat de Catalunya. En su obra puede intuirse la influencia de las técnicas y estilos aprendidos en las escuelas de estos tres grandes maestros de la danza moderna.

En 1987 gana el II Premio Tórtola de Valencia con la coreografía Jaucetz Gött, iniciando su carrera como coreógrafa. Crea la compañía Satsumas en 1993, dirigiendo varios espectáculos, entre los que destaca la pieza Petunias de 1995. En 1997 interpreta el espectáculo Pelo de Tormenta, de Francisco Nieva en el Centro Dramático Nacional, en Madrid. En 1999 se incorpora en el equipo de pedagogos y coreógrafos del Centro Andaluz de Danza (Sevilla). La bicha del Edén y Bichos de Hierba son algunas de las piezas que recorren el territorio andaluz. En el año 2000 funda El Palacete de La Boro, en Barcelona, centro dedicado a la investigación del movimiento, dónde, además de crear sus piezas, define y transmite su metodología:Keep Moving basada en la conciencia del movimiento a actores y bailarines que buscan desarrollar su creatividad.

En 2001 crea The Red Fox, pieza para la película The Tulse Luper’s Suitcase de Peter Greenaway. A lo largo de su carrera ha ideado múltiples producciones de teatro y ópera, y ha sido directora de escena de diversas compañías emergentes. Actualmente, su trabajo fusiona las artes escénicas y las artes visuales, y algunos ejemplos destacables son la video-performance Moksha (2008), las producciones escénicas Magic Home y Butterfly (Sevilla, 2008), o las instalaciones performativas To Vibrate (Palma de Mallorca, 2010), y la trilogía Cold-Fred-Frío (Barcelona, 2008), The End. Off (Lisboa, 2009) y To Cook For (Barcelona, 2010). Así, partiendo de una extensa formación y experiencia, el trabajo de Mercedes Boronat se ha ido ubicando en un terreno intermedio entre la danza y la performance, en una búsqueda permanente de la esencialidad del movimiento. Todas sus creaciones giran en torno al dinamismo del cuerpo como único motor para la transformación física, psíquica, espiritual y colectiva. Esta premisa, en un inicio intuitiva, y poco a poco definida como cuestión esencial, se constituye como eje vertebrador de toda su investigación artística de los últimos doce años. Y en la definición progresiva de este su mayor tema de investigación, Mercedes Boronat va usando recursos propios del terreno de la danza, cuyas gramáticas suelen basarse en ciertas convenciones, de una forma no convencional, con estructuras lingüísticas más ambiguas, y, consecuentemente, más propias del mundo de la performance. De este modo, su trabajo entra de lleno en el terreno performativo, sin disociarse del control corporal propio de la danza, pero huyendo no obstante de la disciplina cartesiana clásica y de las formas sin sentido, con la pretensión de alcanzar un estado físico y mental esencial, liberado y mucho más asociado a lo visceral. Una búsqueda de la transformación basada en la esencialidad, que sitúa al bailarín/actor más allá de la actuación, en una vivencia corporal personal, íntima y pública al mismo tiempo. Así, los intérpretes que forman parte de sus performances son ‘actores’ y ‘espectadores’ simultáneamente. Actores en la medida en que se apropian de los axiomas que propone Boronat, participando activamente en ellos, y aplicando sus técnicas para alcanzar la expresión libre; y espectadores a partir del momento en que se dejan llevar, y en el control que profesan sobre su cuerpo yace alguna suerte de descontrol del cual sólo pueden ser partícipes parcialmente.

Sus temas de investigación abordan, pues, cuestiones fundamentales de la esencia humana que se revelan indisociables de la experiencia corporal, y acarrean en todos los casos mutaciones trascendentales de alto valor simbólico.

Mercedes Boronat trabaja pues, según esta visión, alrededor de la mística, en el sentido en que define sus formas de creación a través de experiencias en las cuales se alcanza el grado máximo de unión del espíritu humano a lo esencial/sagrado, mediante una vivencia física/terrenal.

Deixa un comentari