Conversación en línea con Mónica Pérez. Post IPAM.

Querida Mónica, ¿Cómo estás?. Yo estoy en casa de mi madre, con Valentina. Acabo de llegar de la playa, apenas he podido descansar este año pero una semana de buen tiempo ha ayudado a aclarar ideas, reposar la cabeza y coger fuerzas para continuar lo que queda de 2014.

Últimamente tengo tendencia al optimismo, en realidad siempre la he tenido pero ahora más que nunca. Es como si fuera mi herramienta para pelearme contra aquello que pretenden hacernos creer que desaparecerá pronto.

Te comento esto porque quiero empezar esta valoración comentando que para mi IPAM fue una experiencia muy dura, muy muy agotadora, llegué exhausta a Galicia pero sin embargo pienso que estar allí con todos vosotros, todos esos días contándonos cosas me ha servido para resituar el mapa. Ha sido como cuando te das una panzada y tardas mucho en hacer la digestión, pero cuando la haces te quedas satisfecha para un tiempito.

Mi tiempito no sé lo que durará pero creo que digestión realizada, valoro positivo el encuentro y animo a hacerlo de nuevo el año que viene, mejor.

Tu cómo lo ves… Si te parece me puedes contar un poco cómo fue el proceso de creación del modelo de trabajo que finalmente fue aplicado y así podemos empezar por el principio.

Hola Natalia,

Pues yo también acabada de llegar de la playa, en ruta por la Península visitando a los 4 abuelos de Lola, de Barcelona a Santander, de Santander a Valencia y así de oca en oca todo el verano….

Coincido contigo en haber sentido el IPAM como una experiencia muy dura que me movió más cosas de las previstas. Agotadora pero también creo que reveladora (viéndola con un poco de perspectiva).

Respondo a tu pregunta. El proceso de trabajo empezó en abril en sesiones abiertas a todo el sector de la danza en la que íbamos asistiendo según nuestra disposición.

¿Mónica por qué crees que se empieza este proceso? Me refiero a con esta forma de trabajo.

Te refieres a la mesa 1 en concreto, verdad? No, me refiero a ¿por qué piensas que se propone hacer toda esta serie de reuniones con el sector de la danza?

He pensado mucho en eso. También en quienes son o somos esos que nos llamamos sector de la danza. En principio el IPAM es una ventana “comercial” o de visibilidad- internacional- pero hecha desde Barcelona. He pensado si de alguna manera de trata de mostrar una “marca” catalana. En ese caso era importante saber, cuantificar o identificar quienes eran o qué era lo que se debe mostrar desde esa ventana IPAM. Por otra parte las miradas nunca son objetivas al 100%… por tanto, ¿quién debe ser o es el responsable de seleccionar o decidir esa visión?

Creo que esas reuniones trataban de dar respuesta a esos interrogantes. Al menos vernos, saber qué cosas y quienes querían y necesitaban esa herramienta.

Yo te hago esa pregunta porque creo que es fundamental cuando se inician procesos de este tipo, es decir, participativos, estar situado en un lugar muy determinado, es decir un lugar en el que exista todo el espacio, el respeto, el reconocimiento, el entendimiento etc. para que las cosas se vayan sucediendo de forma más o menos orgánica. Insisto en el tema porque pienso que es importante volver atrás y reflexionar por qué motivo se propone un proceso de estas características y no se plantea una propuesta más comisariada en lo metodológico. No sé si tu me puedes responder a esto o al menos darme tu opinión al respecto.

Después del IPAM he pensado mucho en la necesidad de contextualizar lo que estábamos haciendo. Pensé en cómo llegaron los programadores y en qué vieron. Incluso los artistas invitados. Cómo el proceso de trabajo les afectó a ellos.

También viví como participante las reuniones previas y era muy difícil seguirlas. Llegabas y te encontrabas con un maremagnum de ideas, cuestiones, personas… entre las cuales era difícil orientarse y saber qué tenías que hacer, cuál era tu papel allí o qué se estaba haciendo exactamente. La participación no estaba guiada, o no estaba lo suficientemente guiada. Cuando Jaime y yo nos incorporamos al proceso, continúa esa forma de participación. No todas las personas están presentes en la toma de decisiones y no siempre la toma de decisiones se hace “conscientemente”. Deja que me explique bien…. Hay muchos elementos que influyen y distorsionan en lo que se está haciendo… quizá hay prisa, muchos han llegado tarde, están cansados…. No quiero que suene a excusa, pero me dio la sensación que había siempre demasiado ruído. Creo que faltaba responsabilidad. Cuando te dicen… tú eres el responsable y el encargado de X- piensas y cuidas todos los detalles, analizas y compruebas que todo sea correcto, asumes los cambios y modificaciones necesarias para que eso sea lo que crees que debe ser.

En este sentido, creo que esa responsabilidad estaba diluida en todos los participantes. Algún mapa orientativo, una participación más guiada creo que hubiera ayudado a que los participantes supieran de su responsabilidad en el proceso y la asumieran en mayor medida.
Pienso en la necesidad de establecer un contexto de lo que estábamos haciendo, algo muy claro que ayudara a entender mejor el proceso y a saber cómo participar. Las reuniones abiertas creo que no eran operativas. Pensándolo ahora en la distancia creo que hacer algo más reflexivo- se me ocurren ideas como quizá un mapping en el que te sitúas o te identificas, algún tipo de mediador o moderador que organice la información….- podría servir para mejorar la participación. Por eso opino que hubiera sido necesario mayor nivel de comisariado en lo metodológico. Creo que hubiera ayudado a lograr en mayor medida los objetivos y a hacerlo de una forma menos dura.

De todas formas, considero que la iniciativa de iniciar este proceso fue muy válida. Podemos intentar mejorarla, pero creo que era y es muy necesaria.

También hacerlo así supuso ver cosas muy interesantes. :)

Has apuntado una propuesta que bajo tu punto de vista puede ayudar a aclarar posiciones dentro de un proceso de estas características, ¿quieres apuntar alguna más? Siempre son útiles estas propuestas de cara a siguientes ediciones.

Voy a saltar a otro contexto, porque creo que quizá ayuda. En marketing y dentro de la empresa, suelen hacerse análisis sectoriales que segmentan los grupos de consumidores y los tipos de productos que existen en el mercado. Suelen ser gráficos y mapas mentales que ayudan a simplificar un contexto complejo y que se usan para tomar decisiones de posicionamiento. Creo que sería útil hacer un análisis similar.

He pensado mucho en si es posible llamar al IPAM mercado y si lo podemos utilizar como otros sectores usan las ferias. El IPAM no se llama feria pero de hecho está al lado del COME&SEE que sí lo es. ¿En qué medida es diferente? Sobre todo vi que al final se vendía el proyecto pero que no había elementos de venta “útiles”, era algo demasiado personal.

Yo lo veo como un espacio en el que se pretenden generar relaciones de futuro y no tanto un espacio de venta, tal y como sucedió compartimos un tiempo y un espacio en el que cada uno intentó contar dónde estaba en ese momento. Quizá en nuestro grupo al haber tan poco tiempo no fue posible desarrollar una información de más calado, es decir, más profunda en relación a *l artista y su práctica pero para mi, en general, hay una gran brecha entre la idea del COME&SEE y el IPAM, al menos en las intenciones. Incluso me parece confuso para los visitantes que ocurra así, de forma consecutiva porque despista mucho. Sé que no hubo otro modo de hacerlo pero de cara al futuro creo que han de ser vías claramente diferenciadas para especializarse una en la venta directa y la otra en un espacio más vinculado a la información, el conocimiento, los vínculos a medio plazo…y los acuerdos a futuro entre pares. Es un largo recorrido.

Si, por supuesto, totalmente de acuerdo. Pero por eso es necesario una diferenciación mayor. Al final, la venta directa de un espectáculo no es lo más interesante. Quizá sí para un distribuidor, pero no para un artista como con los que se estaba trabajando. Cuando hablo de “venta” hablo de una relación a largo plazo que pueda concretarse en diferentes resultados. Quizá es la venta de un espectáculo, quizá es una residencia, quizá es la colaboración en un proyecto de otro artista…. Creo que la metodología en este sentido es fundamental, porque se trata de establecer vínculos a largo plazo que al final se concreten en relaciones artísticas y también de negocio?? (no sé si decirlo así….)

Al final se trata de la evolución de las ventas como se consideraban en los años 80 a la evolución que luego se dio respecto de la orientación al consumidor…

En los artistas individuales que trabajan con proyectos a largo plazo, establecer relaciones duraderas y de confianza con los programadores u otros artistas similares es su base comercial. Pero estas relaciones no se consideran como tales porque hay vínculos muy personales en el sistema de trabajo. Creo que el IPAM podría ayudar y podría ser una herramienta fundamental para lograr este objetivo.

Por supuesto creo que debe estar alejado del formato de feria y de muestra. Generar un espacio de trabajo y pensamiento compartido favorecería estos vínculos. Pero creo que debe asumirse el planteamiento económico y comercial al mismo tiempo. No es incompatible. Trabajamos juntos, pensamos juntos, porque queremos hacer algo juntos y desde la perspectiva profesional, ese algo, debe darnos beneficios a todas las partes implicadas- no solo económicos- pero también económicos.

Me resulta muy curioso como durante todo el tiempo que llevamos conversando a través del texto tenemos -ambas- a veces…dudas sobre cómo nombrar las cosas. A mi me pasa a menudo. Creo que es importante revisar los palabros que usamos para nombrar aquello que hacemos así perderemos el miedo a usar algunas de ellas, con todo lo que componen. Como lo económico, como tu dices, la venta, el mercado y muchos otros lugares complejos que hemos de nombrar o renombrar si pensamos que la práctica es otra y por tanto debemos buscar otros modos de nombrarlos. Pero, estoy contigo, hay que tenerlos en cuenta, para que la rueda gire.

Estoy muy de acuerdo. De hecho creo que por una cuestión de nomenclatura se generó la dinámica de la mesa 1. Me acuerdo que Tomás Aragay dijo en un momento: “ al final lo que queremos es que los programadores nos conozcan, conozcan el proyecto. Vamos al grano”.

Era como si dijese “vamos a vender”. Todos estaban de acuerdo. También porque en esa mesa las ventas directas casi no existen. Y entonces si queremos “vender” hacemos eso. Uno detrás de otro exponemos nuestro “producto”. Es una idea muy antigua de la venta. Actualmente estamos mucho más acostumbrados a ventas más sofisticadas. No nos gusta la venta directa- y menos en un contexto así. También el concepto de “venta” es desagradable. Una venta que no sale bien no se repite. Una venta que sale bien cubre una necesidad, establece un vínculo entre el que vende y el que compra, puede llevar a ideas nuevas, a generar relaciones más eficientes.

Sin embargo no nos gusta sentirnos vendedores ni compradores cuando estamos trabajando con ideas, con sensaciones, con proyectos artísticos.

Yo lo pasé mal en el IPAM porque sentí que estábamos “vendiendo” en un sentido equivocado. Creo que también hubiera sido necesario establecer un contexto de partida para presentar los proyectos. Saber cómo se trabaja, que herramientas tenemos a nuestro alcance, que se necesita, qué potencialidades pueden tener esos proyectos, qué ofrecemos no sólo al programador, también a su contexto de referencia (artistas y agentes vinculados).

No creo que el IPAM sea el contexto para vender “proyectos”, se trata de dar a conocer un sector, un colectivo, una serie de artistas que trabajan en un contexto. Es una acción que debe favorecer a todos a largo plazo, aunque estén representados una serie de proyectos y no otros.

Por eso hablaba al principio de “marca”. Son contextos que ayudan al conocimiento mutuo y a la mejora de la profesionalización.

Cuando hablas de marca, ¿desde dónde lo haces? ¿A qué te refieres y con respecto a quién?

Una marca es una imagen mental que engloba un conjunto de valores. Es algo reconocible muy rápidamente. Si la imagen de marca está bien construida puede dar mucha información de una manera muy sencilla. Si está mal construída el riesgo es que sea simplista o de una imagen que no se corresponda con la realidad.

En el IPAM había propuestas de diferentes países. ¿Qué podrías decir de las propuestas mexicanas? ¿O Uruguayas? Evidentemente hay una realidad muy compleja en cada país y muchos artistas diferentes pero tendemos a construirnos una idea en base a la información que tenemos.

Creo que el IPAM puede servir de reflexión sobre qué imagen/ información ofrecemos al contexto internacional de lo que creamos desde Cataluña ???

Yo es que justamente creo que eso es una instrumentalización de la cultura y del arte, pienso que cuando las claves que se manejan son las de construir una imagen entramos en un lugar de construcción política y de uso político de este tipo de espacios de encuentro. Otra cosa para mi es dar la información de lo que está pasando, tomar el pulso bajo una mirada concreta vinculada a los valores de los que hablas, pero hablar de marca a mi, con lo que en mi imaginario compone el uso de esa palabra, sobre todo por parte de los estados, me preocupa.

Estoy de acuerdo. Cambia entonces marca por mapa o esquema. Es más ajustado a lo que quiero decir. Si, está bien, vamos a re-nombrar. Cuando oimos “marca España” pone los pelos de punta.

Exacto. Quiero decir, es necesario dar una orientación de lo que está pasando. Poder enseñar, mostrar la totalidad de lo que se está creando, sin simplificar, pero permitiendo que sea abarcable. O al menos que permita posteriormente profundizar.

Como un buen profesor. Puede orientarte por un temario complejo, hacer que veas posible que puedas llegar a desentrañar la complejidad.
Creo que llegar a construir ese “mapa”, esa “representación de la realidad” es importante para generar vínculos consistentes que se vayan generando poco a poco. Si pero tampoco podemos pensar siempre en la representación, sino en una mirada concreta sobre lo que sucede. ¿No te parece? Porque en realidad nada es representativo de nada, todo es demasiado complejo y singular como para ser representativo.
Quizá representativo no, pero si orientativo.

Bueno Mónica, son casi las nueve, si te parece lo dejamos aquí. No es más que una reflexión personal en torno a un proceso pero creo que has apuntado algunas cosas importantes para darles vueltas y, si se vuelve a producir el IPAM el año que viene pueden ser ideas para poner sobre la mesa y reflexionar si interesa llevarlas a la práctica.

Gracias por todo Natalia. Gracias a ti, por estas dos horas de pensamiento compartido. Me ha encantado leerte mientras escribes. Y ver los lugares por los que pasas y luego vuelves atrás. Creo que algún día hemos de hacer esto en abierto para que intervengan otras personas en estas conversaciones, podría ser muy interesante.

Creo que el IPAM al final ha sido muy positivo, porque deja muchas cosas en las que reflexionar y muchas puertas abiertas sobre las que seguir trabajando.

Quizá pueda ser un método de trabajo para el IPAM del año que viene. Ha sido muy interesante.

Si yo creo que esta forma de estar juntas es muy útil porque de alguna manera te proporciona las ventajas de una conversación fluida pero al tiempo te permite leer e interpretar con precisión lo que la otra escribe y lo que tu quieres contar o escribir, tienes un breve margen para rectificar y nadie revisa o edita lo que una escribe y piensa. Quizá se podría probar a hacer algo con un grupo grande para ver qué pasa.

Sería un buen experimento. Me gusta puntualizar y en las conversaciones se escapan muchas cosas… creo que era lo que intentaba explicar al principio que faltaba en las reuniones :)

Hagamos el experimento, hasta entonces…Buenas noches y buenas vacaciones.

Te abrazo y te envío un beso salado.

Igualmente. Me voy corriendo a dormir a Lola. Muchos besos y hasta la próxima. Un placer!

25/07/14.

Natalia Balseiro – Mónica Pérez

10409069_1508064042745592_6102303755573176802_n

Conversación en línea con Natacha Melo. Post IPAM

Esto parece una confesión, domingo 12:00 horas. En mi pueblo suenan las campanas y el redil va a escuchar al pastor. Amiga Natacha, gracias por aceptar día y horario. Te propongo este encuentro en línea para reflexionar juntas sobre IPAM: el pre, el encuentro y el post IPAM.

Si te parece podemos empezar por el principio. Tu ¿Cómo, cuándo y por qué te incorporas a este proceso? y ¿En qué situación estaba el proyecto en ese momento?

Bueno, participé del IPAM pasado que era bien diferente. En ese entonces tuve la oportunidad de hablar sobre el proceso de construcción con Cesc y Cristina, y ver cómo Cristina proponía nuevas ideas para éste, como las iba trabajando (sobre todo respecto al foco Latinoamérica), y como iban mutando en el correr de la propia gestión…siempre he estado como colaboradora por la relación que tenemos en esa sintonía y hace años entre la RSD y el Mercat..y luego Cristina me pidió apoyo concreto en esta edición para facilitar algunas mesas de debate.

¿Cual es el motivo, bajo tu punto de vista, por el que se empiezan a proponer otros modos de hacer en la gestión del IPAM segunda edición? y ¿Qué ves de positivo y de mejorable en estas transformaciones?

Creo que se ha detectado en los modelos más convencionales de encuentro entre artistas y programadores un cierto descontento en cuanto a la naturaleza de esa relación, la jerarquía implícita y también el resultado generado…a su vez, la comprensión entre los contextos que vinculamos como mediadores…estos nuevos modelos tienden a cuestionar estas tensiones y modificarlas, aunque siento que aún estamos en momento de laboratorio..

¿Cual ha sido tu papel en este IPAM y qué valoración puedes hacer de la segunda edición en relación al proceso de trabajo previo y al encuentro en sí mismo?

Estuve moderando dos mesas y apoyando la facilitación de un grupo de trabajo, también estuve observando mucho como funcionaba la metodología y la participación de las partes en la construcción y puesta en marcha de ésta, dos cosas que me interesan mucho debido a mi trabajo con la RSD…mejorar el formato de las plataformas de visibilidad e internacionalización me interesa porque en América Latina tenemos serios problemas en este ámbito, incluyendo la movilidad…de hecho estuve trabajando en el MOV-S reciente sobre todo esto, tanto en el seminario de Catarina Saraiva como en el prototipo de plataforma propuesto después…es decir, la misma búsqueda estamos realizando en el otro continente…

Valoro que en esta edición se trabajó de arranque con las partes interesadas en el concepto y planificación del encuentro, eso siempre es bueno, aunque complejo y no siempre feliz, se transforma en un espacio de desarrollo de capacidades, nos coloca en roles nuevos, en nuevas perspectivas. Valoro que salió muy bien teniendo en cuenta el número de artistas y programadores en juego, escaso tiempo y muchas incertidumbres. Creo que todos asumieron la corresponsabilidad en el proceso y eso cambia sustancialmente la relación con el resultado.

Hablas de corresponsabilidad, es interesante en un contexto como el actual comenzar a operar desde ese lugar pero encuentro que cuando lo hacemos es importante que todas las partes estén de acuerdo y sean conscientes de ello, de cuales son los espacios de decisión colectiva y cuáles no. Que existan unas reglas de juego claras desde el principio, visibles y aceptadas por todos. En el caso de IPAM ¿crees que estos espacios estaban claros?

No creo que estuvieran claros para todos del mismo modo, porque a la vez que se planteó gobernabilidad abierta se planteó inclusión permanente, y estas dos cosas en paralelo son complejas, implican niveles de comunicación y comprensión del proceso bastante sofisticados y rápidamente adaptables…lo que vos mencionas arriba en un escenario ideal y en la práctica nunca tenes ese escenario ideal..comprender esa corresponsabilidad y practicarla, cuando la lógica social y política desde hace mucho tiempo plantea lo opuesto no es fácil, no es cuestión solamente de buena voluntad..hay comportamientos intrínsecos que habría que intentar modificar..

En todo caso y de cara a pensar el proceso del próximo año pienso que podría ser importante desarrollar un proceso de comunicación interna desde el principio enfocado a aclarar estas reglas y niveles de corresponsabilidad y por otro lado desarrollar un trabajo metodológico también desde el principio dispuesto a ir transformándose y a la vez comunicándose con todas las personas participantes en el proceso. Es un tandem que debe funcionar a la perfección e ininterrumpidamente: comunicación interna y metodología. A su vez creo que por parte de la comunidad artística también sería importante definir cual es el grado de implicación que están dispuestos a desarrollar dentro de estos procesos y bajo que condiciones.

No solo la comunidad artística, también la participación institucional, y a lo mejor, incluso, sería bueno, pensar en la lógica del capital privado, que también es corresponsable de procesos de desarrollo..

Si, por supuesto, totalmente de acuerdo. Doy por hecho de que si se trata de un proyecto impulsado y apoyado por varias instituciones del estado y de Catalunya han de aclarar y visibilizar su compromiso y cual es el rol que quieren- o deben- jugar dentro de esta propuesta que es IPAM.

La coherencia ayuda, genera fluidez. Hablábamos de comunicación pero tambien te diría que las lógicas de producción también afectan, entre otras…es decir, los criterios con los que tomas esas decisiones deben estar en sintonía con los criterios con los que concibes estas plataformas…cosas prácticas, hablo del transporte, el alojamiento, la comida, el acceso a obras, etc..estas cosas implican decisiones y criterios…

Si creo que has hablado de algo muy relevante, la coherencia. La ética con la idea de fondo de los proyectos y cómo hacemos que eso atraviese todas las prácticas que desde ese propio proceso generamos. Si somos capaces de hacer eso, desde todas las partes implicadas, creo que avanzaríamos mucho. Pero eso ¿cómo te imaginas que se puede hacer?

La respuesta está en el propio hacer. Lo importante es lo que aprende en el intento de hacerlo y frente a situaciones nuevas. Porque como mencioné antes, hay muchos elementos en juego en el escenario de los cuales no hay control (por suerte) y eso hace que fortalezcas aún más tu capacidad de generar respuestas creativas, colectivas y colaborativas. Esto es muy sano, pero sobre todo muy valioso y concreto para un sector en desarrollo.

Entonces piensas que en el propio proceso ya hay algo relevante y significativo para IPAM- en este caso concreto. Y en el intentar hacer. A veces tengo la sensación de que en este tipo de procesos de los que hablas al no estar bajo nuestro control generan muchas frustraciones. Yo estoy contigo en que buena parte de lo relevante está en el proceso pero me preocupa como las personas e instituciones vinculadas a estos procesos a menudo no se sitúan en ese lugar y sufren frustración y abandonan. Me preocupa cómo lidiar con esto.

Si, pero esa frustración desaparece con la experiencia, porque entonces puedes tener perspectiva y sabes que son cuestiones a mediano y largo plazo. Ahí, los que tiene más experiencia tiene un rol importante de facilitacion. Por otro lado también hay que dar resultados concretos a corto plazo, porque hay que responder a presupuestos y políticas públicas, y creo que es importante también esa tensión, tenerla en cuenta. No podemos operar aisladamente.

En relación a todo lo que hemos ido comentando puedes hacer varios apuntes sobre cuestiones que piensas que se han de tener en cuenta de cara a una tercera edición de IPAM?

Pensando en el foco Latinoamérica, sería bueno replantear la relación entre la institución, la curaduría y los artistas, también el tema de las fronteras por país, y de cómo compartir el conocimiento que esos contextos generan y que este triángulo produce. Con relación al foco local creo que van bien, siento que se está en un momento interesante a pesar de la crisis. A mi me gustó y agradezco haber participado, aprendí mucho a pesar de haberme sentido desesperada en algunas ocasiones. Me gustaría seguir pensando estas cosas incluyendo los actores que faltan en este mapa y en nuevos contextos.

Bueno Nata, si te parece lo dejamos aquí. Muchas gracias por compartir pensamientos e ideasTe mando un beso enorme desde la esquina noroeste de mi península.

Abrazo enorme, seguimos!

Natalia Balseiro

10401415_1507927906092539_1065792681467027138_n

Conversación en línea con Jaime Conde-Salazar

 

Hola Jaime, aquí Natalia Balseiro. Te escribo porque me gustaría hacerte una entrevista en línea, a través de un documento compartido, ambos estamos aquí, sin vernos ni escucharnos pero podemos leernos e imaginarnos. No sé dónde estás físicamente yo estoy en el pueblo, aquí casi llueve pero me han dicho que a partir del lunes tendremos…por fin… verano. Vamos al grano… sabes que en mov-s 2014 hemos estado trabajando sobre las tecnologías del encuentro, hemos puesto en juego algunas metodologías de trabajo que nos permitieron llegar a otros lugares de conocimiento y práctica.

A propósito de esto Cristina Alonso me ha propuesto que observe la tecnología del encuentro de IPAM, tanto del proceso de configuración y creación como su funcionamiento y resultado. Es por eso que quiero entrevistarte justo unos tres días antes de que empiece.

Para mi eres como la Santísima Trinidad, eres tres en uno y te propongo situarte desde diferentes perspectivas a la hora de responder a las preguntas. Yo te veo como artista, mediador  acompañante (buena palabra, me la quedo)  y crítico. Ahí va la primera…

1- Jaime…¿Cómo mediador para ti qué es IPAM? Imagina que se lo has de contar a mi madre para responder.

No sé si me veo mucho como mediador. Creo que me gusta más pensarme como acompañante, como alguien que asiste al suceder de algunos fenómenos (principalmente artísticos). Desde ese punto de vista me he acostumbrado a ver las cosas siempre al menos desde dos puntos de vista: cómo se enuncian y cómo se realizan como acción. Por una parte la  IPAM se enuncia cómo una plataforma para la difusión bla, bla, bla… Por otra parte, creo que la IPAM es sobre todo un pequeño intento (pero muy valiente) de comenzar a cambiar las cosas. Tengo la sensación de que a lo largo de los años se ha formado una costra dura que, a día de hoy, está bloqueando todos los procesos que correspondería asumir y activar. Creo que es algo generacional. Ahora toca romper esa costra y comenzar a moverse. El problema es que no sabemos que hay debajo: podemos hacer una grieta pero seguramente tardaremos mucho, mucho, mucho en llegar al fondo de la cuestión para superar esta esclerosis social impuesta en la que pretenden hacernos vivir. La IPAM ha roto esa costra y ahora se está enfrentando a las fieras y puses que emanan. Pero es un muy buen comienzo porque se están haciendo visibles muchas realidades que hasta entonces permanecían invisibles en la “normalidad” oficial, se están haciendo evidentes problemas y bloqueos que habíamos asumido hasta ahora pero que hoy ya no deberíamos aceptarlos. Y todo esto, dentro de la institución que parece no darse cuenta de nada….!!!! jajajajaja Últimamente ando pensando en que, antes yo medía mucho mis palabras, quizás por miedo a la reacción de la Autoridad. Ahora estoy convencido de que la Autoridad es SORDA y le puedes decir lo que quieras, que no se entera!!! jajajaj Y esto es una liberación. ¿a que te refieres con autoridad? Me refiero a  esa figura que supuestamente está por encima de las personas representando e imponiendo un orden. La Autoridad no tiene un solo cuerpo: se encarna en distintas personas que deciden ofrecer sus carnes para esa función de control. Es el Estado…

Me ha sonado fuerte la palabra, quizá nunca había mirado a la administración desde ese lugar pero quizá si pensamos en ella como autoridad es que tenemos que resolver la urgencia del miedo para poder ser y estar en el mundo como creemos que hemos de hacerlo.

ABSOLUTAMENTE la clave es el miedo!!! La Autoridad existe porque hay personas que prestan su cuerpo para que esté presente en nuestras vidas. Esas personas reciben a cambio un sueldo todos los meses, unas pagas extraordinarias y la promesa de una vejez acomodada. Y el miedo se apoya precisamente en esos tres pilares…tan pobretones (on the other hand) Echa la vista atrás y piensa en aquellas personas con las que has tenido que trabajar que han intentado bloquear o boicotear proyectos transformadores…¿a que todos tenían un sueldo todos los meses?

Sí, claro que sí. ¿Piensas entonces que desde IPAM se ha puesto un grano para salir de la zona de confort para abrir otras formas de entender las micropolíticas del arte?

Dejémoslo en que IPAM ha dado un paso importante para salir del dominio del miedo. Y eso en este santo país es un hecho muy relevante. Pero ojo!!!! No es que IPAM como proyecto haya hecho eso: son las personas que han trabajado en él  desde dentro las que de forma muy astuta están creando un movimiento subversivo que puede llegar a transformar la naturaleza del propio IPAM. IPAM como proyecto es absurdo a día de hoy: una inversión potente para traer a programadores a que compren obras….NO SE ME OCURRE NADA PEOR!!

Es una idea propia del nivel costra, es decir, del nivel bloqueo generacional incapaz de ver más allá de su propia jubilación. Lo que pasa es que las personas que trabajan dentro del IPAM son muy listas, generosas y valientes y saben de la naturaleza chunga de la plataforma. Y se ha atrevido a poner en marcha estrategias y mecanismos para que la cosa se transforme. Y además también se han hecho el curro de proteger el proceso cavando zanjas anti-introminsión autoritaria. Ahí está la diferencia!! Y este modo de actuar, esta vocación vírica tiene mucho futuro!!! jajaj

Por lo que relatas me da la sensación de que hay que estar permanentemente operando en dos capas, con dos lenguajes diferentes: el real y una pseudoficción que hemos de crear para poder llegar a los recursos y los espacios que permitan trabajar desde otro lugar. Me refiero a cuando queremos operar desde dentro de la Institución, parece que hemos de estar haciendo un ejercicio de traducción permanente, un juego de magia, de visibilizar y ocultar partes de los procesos para poder desarrollar desde otras lógicas.

Creo que ese tiempo se acabó. A mi me vale la fecha del 15M para marcar ese fin. La Institución ya no existe como algo distinto de lo que hacemos. La Institución ya no es “la otra parte”. La Institución es nuestra, somos nosotros y por tanto será lo que nosotros deseemos.

Está teniendo lugar un cambio de régimen. Un proceso constituyente que está transformando nuestra manera de pensarnos y nuestra consciencia de lo que podemos y queremos hacer. Eso es imparable. No hay negociación posible con ninguna entidad que no esté dispuesta a asumir que estamos todos en las mismas y que no hay instancias superiores a ningún ser humano. Lo que llamábamos “la Institución” o “la administración” antes del 15M , está muerta y si sigue existiendo es porque todavía hay personas decididas a mantener ese cadáver viviente. Antes pensábamos que era posible cambiar “la costra”. Ahora sabemos que nuestra labor tiene que estar en construir un nuevo orden y que todo intento de negociación con “la costra” es una manera de dejar que se nos vayan las fuerzas, de derrochar el poder que tenemos en cosas sin sentido. De verdad alguien piensa a día de hoy que Ana Botella puede llegar a entender algo??!!! jajajajja.

Estoy de acuerdo, aunque creo que todavía existen esas personas que perpetúan el modelo, todavía hay cuerpos al servicio de la Autoridad. En relación a lo que acabas de plantear ¿crees que puedes pensar y escribir sobre cómo trasladas esta idea que formulas a lo que ha sucedido durante el proceso de creación del IPAM?

En cuanto a esos dos modos de acercarse a la realidad… yo estoy intentando manejarme con un esquema muy simple y muy evangélico jajajjajaja Verás, por una parte está el discurso, las palabras y el lenguaje. Y por otro está el nivel de los hechos: “Por sus obras los conoceréis” (Mt 7, 15-20) Dicho en simple: me puedes vender todas las motos que quieras, me puedes hablar de progreso y de crisis y de afectos expandidos y de lo que se te ocurra…si no tienen una relación directa con los hechos, con los comportamientos, con las acciones, no me vale de nada, no me los creo. Lo oficial vive solo en el discurso, en el lenguaje. Pero hace tiempo que sabemos que las palabras o son acciones….o se las lleva el viento!! Entonces, la IPAM….si, más allá de su definición oficial, más allá de las palabras, pensamos la IPAM como la serie de acciones, de hechos que han sucedido bajo ese nombre, entonces podremos entender en qué sentidos es algo más que aquello que lo oficial alcanza a decir.

Durante meses un grupo de personas ha trabajado juntos para hacer algo que abordara la relación entre programadores y artistas sin respetar las fórmulas y métodos conocidos, establecidos y autorizados por lo oficial. Eso es lo que han hecho: se han enfrentado a lo desconocido, han asumido que no les gustaba el modelo oficial y, asumiendo que no saben cómo se hace de otra manera, se han puesto a investigar y a buscar maneras de crear una realidad que no existía. A día de hoy, esa acción decidida (y vírica) ha demostrado que, por lo menos, se puede prescindir de lo sabido y ponerse a buscar maneras de hacer otras cosas. Eso ya de por sí, tiene el poder de cambiar la realidad. Y yo creo que eso es muy valioso. No digo que no quede trabajo por hacer…mucho!! Esto es solo el comienzo….pero ya no hay vuelta atrás!!! jajajajaj

Si piensas desde tu lugar como artista ¿qué esperarías de algo así? ¿ cual piensas que es la esencia de todo esto, el fondo?

Pienso que no me sirve ya de mucho la idea de esencia como algo estable, fijo, independiente de los movimientos del mundo y necesaria en sí misma. La esencia de las cosas está en lo que hacen, es decir, en su continua transformación, en su estar en contínuo tránsito. En ese sentido…te confieso que se me hace raro lo de “artista” porque no me encuentro yo en nada concreto. Supongo que soy las cosas que hago mientras las estoy haciendo pero solo en ese momento. Ahora soy….un deslenguado inconsciente escribiendo barbaridades en el ciberespacio…jajjajajaj pero nada más que eso!!!!

Entrar y salir de los sitios y dejar que la cosa se vaya haciendo. Cada vez tiene más sentido para mí eso que dice Agustín García Calvo de “dejar que hable lo otro, lo que no es uno”, eso del “arte de dejarse hablar” Hay algo que corresponde hacer en cada lugar, en cada momento, y eso es lo que somos. Pero ese peso de lo esencial inmóvil cada vez me resulta más raro, más ajeno

Quizá lo esencial no es inmóvil, sino móvil o continuo…¿o piensas que la palabra esencia contiene la inmovilidad en sí misma?

Nooooooo! Supongo que tendríamos que tener todos claro que aceptamos que “esencia” se refiere a la cualidad efímera y móvil del ser. Pero creo que estamos lejos de aceptar eso como definición. Muchos siglos de filosofía a nuestras espaldas como para aceptar así de golpe y porrazo que el ser….es un timo!!! jajajajajajaj Las palabras molan en sí como fenómeno y, a pesar de los diccionarios, no paran de moverse y cambiar. Así que todo es cuestión de cómo las utilicemos y la acción que generen. En sí mismas yo creo que las palabras no pueden ser una equivocación, puede ser una equivocación el uso que hagamos de ellas, eso sí.

¿Desde ese lugar en el que te sitúas tienes alguna expectativa sobre IPAM?

No. Mi abuela decía “Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes” jajajajajjaja Lo que tenga que ser será y de eso aprenderemos. Lo que sí tengo claro es que no sabremos lo que es o el valor que tiene hasta que no tenga lugar el encuentro de las personas. El encuentro real de personas en un tiempo en un lugar es el final del proceso. Y como realización, como prueba de que se puede hacer algo, ya me parece valioso. Piensa en lo que va a ser esa concentración de talentos… Todas esas consciencias, esos cuerpos que se han puesto de acuerdo en hacer algo juntos. Ese “algo” puede ser más o menos interesante.

Pero lo que me importa es la concentración de seres que va a tener lugar. Pase lo que pase, ya es, cuando menos excitante. Así que no hacen falta expectativas…Sólamente tenemos que preocuparnos de entender que lo que suceda (sea lo que sea) es una lección, es una oportunidad de aprender y conocer. Y eso ya es mucho!!!

Muchas gracias Jaime, me gusta irme al IPAM sin expectativas, pensando que somos lo hacemos en cada momento y que todos somos la institución. Me ha gustado mucho esta conversación en línea contigo, es muy sugerente verte mientras escribes y borras…y a veces intuir lo que vas a poner…y equivocarme…o no. Te abrazo, nos vemos en Barcelona.

En esos momentos en los que sabes lo que voy a escribir…estamos generando una consciencia no individual. No es un accidente es una expansión de nuestras capacidades, querida. Consciencias porosas que se cruzan y contaminan!!! Y estos inventos modernos nos ayudan a explorar esas otras posibilidades móviles del ser. Moooooolaaaaaaa!!!! Yo estoy encantado de jugar contigo y de compartir pensamientos. Muy rico sí señora!!

No nos vemos en Barna, querida, yo estaré en la distancia. El lunes empieza el mega encuentro del proyecto europeo en el que estoy currando con la CarlosIII!!! Ya estoy en Madrid poniendo lavadoras como una loca!! jajajaj

Jajaja me tienes que contar ese proyecto. Yo de mayor quiero usar como tu el lenguaje.

Yo no uso el lenguaje….el lenguaje me usa a mi!!!! JJAJAJAJAJAJAJ
Agustín García Calvo: “dejarse hablar”
Ada Salas: “el yo que vive se enfrenta descarnadamente al yo que escribe”
Arthur Rimbaud: “je suis un autre”

Toma ya!! jajajajaj Escribir es dejar de ser, no tener nada que decir…me temo!!! jajajajaj
Ays! que todo esto suena como muy tremendo escrito así en la pantalla pero que sepas que en estos momentos, mientras escribo me estoy meando de la risaaaaaaaa

Natalia Balseiro

IPAM o Y…PAM!!!

En este punto estamos, el de salida. El dispositivo está preparado, se ha cocinado de forma colectiva. En este caso instituyendo a artistas y festivales a participar de forma proactiva en generar un discurso artístico, el relato que se quiere proponer a los festivales invitados.

Generando relaciones interinstitucionales entre administraciones públicas, artistas y colectivos se ha construido una suerte de propuesta, encuentro amable, distendido, con una tecnología del encuentro compleja que posibilita ir más allá de ver la obra. Un dispositivo que invita a conocer al artista a partir de otros ojos, los ojos de otr*s que ya se han comprometido a apoyarles – los festivales locales- pero también otr*s que han intentado buscar los puentes entre las prácticas de estos artistas- y no sólo su obra- y los otros festivales estatales e internacionales invitados.

Este relato se despliega en varios microrelatos con protagonistas diferentes reunidos entorno a afinidades (artísticas, de operatividad, de modos de hacer, de formas de producir y presentar y un largo o corto etc.) Cada uno de estos relatos funciona con independencia –mesas de trabajo- de los otros y está a expensas del hacer de todos-los que componen cada una de esas mesas: artistas, mediador*s y festivales. Esta vez las responsabilidades de que el dispositivo funcione o no son colectivas: administraciones, artistas y mediadores han tenido la oportunidad de generar nuevas formas de establecer relatos y relaciones, ahora toca la fase de ponerlas en juego y posteriormente valorar si han funcionado o no.

Celebramos la curadoría distribuida: los artistas han podido invitar a otros artistas, los festivales locales han propuesto a los artistas y/o colectivos con los que quieren operar al año siguiente, la institución ha buscado las afinidades para establecer las mesas de trabajo e invitado a festivales y a los mediadores, cuya responsabilidad en el tablero no es poca. Leer más allá de lo obvio y entretejer posibles vínculos es su labor. Un trabajo en el que la sensibilidad es, sin duda, la herramienta. La capacidad de ver más allá de lo que está a la vista, de encontrar caminos invisibles.

El cuadro de invitados tejido cómo si de una agencia matrimonial se tratase me consta que se ha buscado con mimo, casi buscando la horma para cada zapato haciendo una labor de encaje de bolillos.

En los últimos meses hemos realizado toda una serie de encuentros en el estado y a nivel internacional, en todos ellos hay varias ideas que los atravesaron como una suerte de mantras, que se sugiere, han de estar presentes en las prácticas vinculadas a las artes vivas hoy:

  • Las micropolíticas locales
  • La programación expandida
  • Las prácticas instituyentes
  • Introducir a los artistas en los lugares de toma de decisión

Si analizamos muy por encima la propuesta del IPAM podemos concluir que las ponen en práctica en mayor o menor medida.

Trabajan desde la micropolítica de lo local, ya que el punto de partida de la curadoría está en los festivales locales que se comprometen con un artista para coproducir un proyecto para el año 2015.

Operan no sólo desde el mostrar la obra del artista sino que justamente el foco está en desplegar una serie de mesas de trabajo que permiten conocer de modo más profundo la práctica del artista, a través de su propia mirada, la del festival que lo apoya y la mirada del mediad*r.

Se instituyen artistas y festivales para tomar decisiones fundamentales dentro de la organización desde el principio.

L*s artistas ocupan un lugar relevante durante todo el proceso en la toma de decisiones generales además de ser parte fundamental de la curadoría al proponer cada un* de ell*s a otr*s artistas.

Natalia Balseiro

IPAM 2014 – Segunda edición

La nova edició de l'IPAM posarà el focus en la cerca de coproductors

La segunda edición de la “Finestra d’Internacionalització de la Dansa” se llevará a cabo los días 9 y 10 de julio y en esta ocasión no se repetirá la fórmula de exhibición de proyectos catalanes, sino que esta edición se concentrará en la búsqueda de alianzas para encontrar futuros coproductores y estrategias de difusión para la danza catalana durante el 2015.

La nueva propuesta de trabaja quiere reforzar la relación entre el artista y los agentes que en estos momentos producen danza en Cataluña (básicamente festivales de artes escénicas) y se complementará con una ventana de exhibición de compañías procedentes de Brasil, Uruguay, Chile y México. También contará con una programación paralela para dar a conocer el universo artístico de la ciudad de Barcelona a partir de diferentes itinerarios que aun están por definir. Será un nuevo dispositivo para presentar al artista no solo desde la parte de la producción sino como motor de todo un territorio.