Graner

› Noticias

Finaliza la segunda etapa del proyecto colaborativo Territorio(s), Comunidad(es) i Prácticas Artísticas

A modo de cierre y a las puertas de una nueva etapa…

Recién ha concluido la segunda fase de Territori(s), Comunitat(s) i Prácticas Artísticas, un proyecto de investigación y creación comunitaria desarrollado colaborativamente entre tres fábricas de creación de la ciudad (La Central de Circ, Graner y Ateneu Popular 9Barris), pero también y sobre todo, entre sus equipos de trabajo, creadores, vecinos,i vecinas y colectivos más próximos. 

Profundizar en las relaciones con el entorno más cercano, desde una mayor conciencia del espacio que ocupan ha sido el eje transversal y el punto de partida para los laboratorios que han dado forma al programa de esta segunda etapa. Ubicarse en un lugar no significa habitarlo, en esa idea en el que habitar se remite al permanecer de otro modo al previsto por el espacio para nosotros. 

Sin duda alguna, a lo largo de su existencia, las fábricas como espacios culturales han establecido vínculos a veces más o menos profundos; o más o menos permanentes, con los barrios donde se localizan y sus comunidades, entendiendo estas últimas no solo como las vecinales sino y también como los colectivos, agrupaciones o personas con las cuales se relacionan desde su propia naturaleza artística. Sin embargo, acá la cuestión se ha desplazado a otras preguntas: ¿cuál es la razón social del trabajo y práctica cotidiana que activan las fábricas?, ¿qué resonancias tiene ese hacer más allá de los muros que la delimitan?, ¿cómo activar una relación que descentralice a la fábrica como núcleo promotor de una actividad “creativa”, desjerarquice roles y detone otra energía social?

Los laboratorios son la continuidad de una primera etapa en la que, desde una práctica de glosario, el proyecto entró en el universo de las palabras, en el modo en que nombramos las cosas, no tanto para definir cómo deben ser, sino y más bien para pensar en el cómo las vivimos y reconstruimos. Ese ejercicio marcó una metodología de trabajo en la que se parte siempre de preguntas abiertas en lugar de recetas, consignas, diagnósticos. Preguntas para la cuales no se tiene respuesta, y es el proceso de explorar los alcances y límites de esas preguntas lo que permite sostenerse y ensayar formas alternativas de relacionarse, permanecer o compartir un espacio. 

Los tres ejes que nombran el proyecto también fueron el estímulo desde el cual se diseñó el programa de cada laboratorio, pero esta vez profundizando en nociones, dinámicas y herramientas que atendieran a la reedición de las relaciones comunales/vecinales,  a la toma de conciencia de que hay otra manera de concebir el lazo social desde la creación y en particular, de la caducidad de algunas cosas que consideramos inamovibles como las formas en las que hacemos y trabajamos en arte, o las maneras en las que el arte se encuentra con la vida. 

El territorio como material antropológico o deriva colectiva de los cuerpos

Con la dinamización de Ro Caminal y Jorge Alburne, el laboratorio de La Central del Circ se centró en el repaso de la memoria histórica y también actual de los asentamientos irregulares en el antiguo Camp de la Bota. Con ese imaginario se activó una práctica de deriva para re-conocer la zona del Besós-Maresme, una deriva que transitó por encuentros con especialistas y vecinos que desde perspectivas distintas abordan el contexto actual e histórico del barrio. Esos relatos, pasados luego por el cuerpo individual y colectivo del grupo, abrieron otro estado de conciencia y conocimiento de las capas que se sobreponen en una estructura territorial y en las cosas que se fijan o mueven dentro de ellas. 

Creación, comunidad y cuidados

Conocerse, comunicarse y colaborar fueron la guía para conformar un grupo de creación entre vecinos y vecinas de los barrios de Roquetes, Verdum y Trinitat Nova. La escucha del deseo y la construcción colectiva de ese deseo mientras se realiza una práctica creativa configuró cada punto de encuentro entre el grupo intergeneracional que dinamizaron Rufino Rodríguez y Lorena Hernández. Restituir en el escenario del Ateneu 9Barris esa apropiación  , desde el deseo popular de gente del barrio fue el gesto transversal de la comunidad “efímera” que activó el laboratorio

Del espacio doméstico a la escena o formas de habitar la casa 

Como parte de un programa de proximidad que desde hace más de un año se desarrolla allí, un grupo de mujeres de la Coral de Sant Cristòfol son ya vecinas habituales en Graner. Recorren el espacio como la casa y han estado en contacto con proyectos creativos que se han producido. Pero ahora en el marco del laboratorio que realizaron Pere Jou y Auroa Bauzà, este grupo de vecinas se implica en una práctica artística experimental que las coloca al centro de la “escena”, del “escenario”. El laboratorio sin embargo no se limita al momento exclusivo del trabajo artístico, se ensancha hacia una serie de encuentros cotidianos con otros colaboradores y equipo de trabajo que forman parte del espacio. Se trata de una relación que insiste en el encuentro permanente como forma única para hacer del espacio público, un espacio común. 

Cerrar para abrir puertas

Esta segunda etapa concluyó con un encuentro entre todos los grupos que realizaron los Laboratorios, una jornada para sistematizar y volver a esos lugares de aprendizaje de este recorrido (porque la construcción de saber pasa por el hacer y no nada más por el pensar). Una jornada para reordenar esa experiencia colectivamente, abrirla hacia nuevas preguntas y compartirla con otros. 

Toda etapa que se cierra puede ser a la vez una puerta que se abre. Del territorio a la práctica artística y de la práctica artística a la comunidad, tanto como viceversa, son derivas que recorremos de forma permanente si entendemos que los roles no son fijos ni propiedad solo de algunos. Estimular esos tránsitos de manera más consciente es más que un deseo, una responsabilidad y quizás, esa puerta que de manera permanente debemos abrir para que las relaciones entre ellas surjan, se produzcan, sucedan. 


Aprovechamos el cierre de la segunda fase para estrenar un nuevo espacio para el proyecto, dentro de la web de Fábricas de Creación del Ayuntamiento de Barcelona. A partir de ahora se podrá consultar toda la información del proyecto y el material textual y audiovisual que genere también AQUÍ

Territorios (s), Comunidad (es) y Prácticas Artísticas es un proyecto colaborativo impulsado por el Ateneu Popular 9 barris, La Central del Circ y Graner, con el apoyo del Programa Fábricas de Creación del Ayuntamiento de Barcelona.

Fotografía de ©Mila Ercoli